Cómo elegir información de páginas web para trabajos académicos

5792711312_37c8f00d5d_oUna de las primeras cosas que un universitario hace cuando en una asignatura se le encarga un trabajo es acudir a Google. Los profesores insistimos en que hay que buscar preferiblemente en bases de datos científicas, pero no siempre los alumnos tienen acceso a este tipo de información; es información de pago, (bastante cara, por cierto) y las universidades han de tener mucho poderío económico para poder sufragar este inmenso gasto. Por eso, a veces no queda más remedio que buscar contenidos fuera de esas bases de datos.

Una opción es buscar a través de Google Académico. La otra opción es realizar una búsqueda en la red en general, teniendo en cuenta algunos criterios que nos orienten para valorar la fiabilidad y validez de esos contenidos antes de incluirlos en los trabajos académicos. En principio se puede encontrar información fiable en todo tipo de páginas, desde páginas comerciales hasta páginas institucionales del gobierno, pero siempre tendrás que realizar un análisis crítico de esa información.

La biblioteca de la Universidad de Maryland University College indica los siguientes criterios para realizar la evaluación de las páginas:

  • Autoridad: se trata de averiguar cuanto sea posible del autor o autores de la página web que estamos consultando. Normalmente aparece información en el menú “Sobre mí”, o “About”. Aquí se recoge la información más importante. Si la web no tiene sección de autor, haz una búsqueda rápida en Google para recabar información sobre la persona (en caso de que el autor sea una persona física) Debemos buscar sus credenciales: nivel de estudios, experiencia, publicaciones o colaboraciones para entidades o universidades de renombre que acrediten la experticia en su campo. No obstante, una persona puede no tener títulos universitarios y haber investigado con intensidad estudios científicos de otros, y hacer aportaciones muy interesantes en ese campo. O tener una amplia experiencia en un área determinada. Por otro lado, puede suceder que el autor de la página sea una institución, una organización o una empresa. Tendremos que acudir igualmente al apartado “Sobre nosotros” de la web para comprobar quién se responsabiliza de los contenidos de la web. Es interesante, asimismo, observar si la página tiene el respaldo de alguna institución de prestigio.
  • Mantenimiento y actualización: hay que comprobar si la página está convenientemente mantenida, actualizada y puesta al día. Con frecuencia se pueden encontrar contenidos interesantes, pero cuando ves que la página hace años que está sin actualizar, especialmente en un tema que sea de rápida evolución, esa información hay que desecharla. Del mismo modo, da poca confianza encontrar una página con mantenimiento deficiente. Quizá la información valga la pena, pero desde luego no da sensación de seriedad, y no te vas a arriesgar.
  • Información contrastada: puedes comprobar si la página dispone de información contrastada comparándola con lo que sepas sobre el tema: cosas que hayas leído previamente en manuales o artículos, información que haya proporcionado el profesor de una asignatura, o información de fuentes de las que ya hayas comprobado la fiabilidad.
  • Propósito del autor: La página puede haberse construido sólo con intención de informar, pero también podría ser una página destinada a la venta de algún producto. En principio es lícito que el autor desee vender además de informar; por ejemplo, un profesor universitario podría tener un blog donde expone resultados de sus investigaciones y además pone a la venta algún manual suyo. Aquí lo crucial es analizar si la información está condicionada por la venta del producto, o sesgada en alguna dirección, como podría pasar con enfermedades mentales cuyo origen no esté muy claro y que defienden un tratamiento farmacológico…en una web patrocinada por el mismo laboratorio que comercializa el fármaco.

Con estos criterios en mente te resultará mucho más sencillo valorar la información de una página web a la hora de decidir si la incluyes en tus trabajos académicos.

 ¡Ah! Y no olvides realizar la cita de la página consultada de manera correcta al final del trabajo (esta que te adjunto es según normas APA):

Autor (año de la última actualización)Título en cursiva. Recuperado el (fecha de consulta), desde (URL) (sin punto final)

En este enlace tienes información más completa sobre el modo de citar información de la red.

¡Mucho ánimo, treinters!

Imagen de Van_PC 

Opina

*